Depresión Postparto o PPD

depresión-post-parto

Tú bebé ya ha nacido y os encontráis los dos con vuestra familia en casa, puede que pienses que todos los nervios y medios han desaparecido con la llegada del pequeño o pequeña después del parto, pero la realidad es que la mayoría de mujeres sucede así, se encuentran felices con su familia ya completa, pero no todos los casos son iguales...



Toda madre está contenta al tener a su hijo o hija entre sus brazos pero eso no quiere decir que todas ellas se encuentren el su mejor momento de felicidad, no estamos diciendo que no quieran a sus bebés sino que no se llegan a sentir todo lo animada que deberían de estar.

Es más algunas llegan a entrar en depresión, esa depresión postparto que ya muchos conocemos, ésta no es nada más que un pequeño trastorno que se produce al asimilar todo lo ocurrido y todos los problemas responsabilidades y tareas que vienen en camino.

Si quieres conocer un poco más sobre este tema o estás en esta situación sigue leyendo para informarte más y aprender a llevarlo y solucionarlo. Pero siempre te recomendaremos que acudas a un especialista para afrontar este problema en los momentos más críticos.



La depresión posparto puede provocar sentimientos de angustia, ansiedad e incluso fatiga. A algunas nuevas mamás les preocupa lastimarse o hacerle daño a su bebé. A diferencia del período de melancolía o tristeza después del parto.

Hay una lista de probabilidades con las que si te sientes identificada o cumples todos esos requisitos, puede que tengas más papeletas par sufrir este problema tras traer al mundo a tu pequeño o pequeña:

-Tener una edad inferior a 20 años.
- Consumir actualmente alcohol, drogas o ser fumadora, factores los cuales son también muy peligrosos para la salud del bebé durante el embarazo, sin olvidar que para la madre también los son.
-Haber mantenido un embarazo no deseado o no planeado.
-En el pasado, antes de quedarse en cinta, haber mantenido un trastorno de ansiedad o de estado anímico, incluyendo también problemas con un embarazo anterior.
-Haber ocurrido algo estresante durante el embarazo, incluyendo una enfermedad, la muerte o enfermedad de un ser querido, un parto difícil o de emergencia, un parto prematuro o una enfermedad o anomalía del bebé.
-Conocer un caso cercano y similar.
-No disponer del apoyo necesario de amigos y familia o seres queridos.
-Pasar por una mala situación ya sea sentimental, económica, etc.

Además del estado de ánimo deprimido, también se pueden presentar los siguientes síntomas:


-Mantener un estado de ánimo irritable.
-Perder en gran cantidad el apetito.
-Perder el control de la concentración.
-Sentir la pérdida del sentido y el valor de las acciones diarias y cotidianas.
-Mostrar culpabilidad constantemente.
-Sentirse a gusto tan solo los momentos en los que está sola y pérdida de las ganas de socializarse y o comunicarse con el resto de la gente.
-Falta de placer en la mayoría de las actividades.
-No encontrar la mínima energía en ningún momento.
-Transmitir sentimientos negativos hacia el bebé.
-Dificultad para dormir.



-SIGNOS Y EXÁMENES:

No existe un examen único para diagnosticar la depresión posparto y otros trastornos relacionados. El médico puede solicitarle que llene un cuestionario en su visita al consultorio para buscar signos de depresión o riesgos para estas enfermedades.

Algunas veces, la depresión después del embarazo puede estar relacionada con otras condiciones médicos. El hipotiroidismo, por ejemplo, ocasiona síntomas como fatiga, irritabilidad y depresión. Las mujeres con depresión posparto deben hacerse un examen de sangre con el fin de verificar si hay bajos niveles de las hormonas.


-TRATAMIENTO:

El tratamiento para la depresión postparto a menudo incluye medicamentos, terapia o la combinación de ambos. Existen varios tipos de medicamentos antidepresivos que se les pueden administrar a las madres lactantes, incluyendo nortriptilina, paroxetina y sertralina. También existen muchos medicamentos para otros trastornos pospartos.

Si usted está pensando en hacerse daño a sí misma o al bebé, busque ayuda médica de inmediato. Si se le diagnostica depresión, usted puede necesitar seguimiento durante al menos seis meses.

Los medicamentos y la asesoría profesional con frecuencia son efectivos para reducir o eliminar los síntomas.


-COMPLICACIONES:

Sin tratamiento, la depresión posparto puede durar meses o años y usted puede estar en riesgo de hacerse daño a sí misma o al bebé. Las complicaciones potenciales a largo plazo son las mismas que en la depresión grave.


-SITUACIONES PELIGROSAS:

Coméntele al médico o al pediatra si experimenta depresión después del embarazo. No le dé miedo buscar ayuda inmediatamente si se siente abrumada y con temor de que pueda hacerle daño al bebé.

-PREVENCIÓN:

El hecho de tener un buen apoyo social por parte de la familia, los amigos y los compañeros de trabajo puede ayudar a reducir la gravedad de la depresión postparto, pero puede no prevenirla. Los cuestionarios de evaluación pueden ayudar a la detección temprana de la depresión o los riesgos de tenerla. Si usted sospecha que sufre de depresión postparto o algún otro trastorno relacionado no dude en buscar ayuda.