Lupus Durante el Embarazo

Embarazo-lupus1-t

Antes de centrarnos en los posibles peligros del lupus durante el embarazo debemos de estar bien informados sobre qué es, el lupus es una enfermedad del sistema inmunitario que puede afectar muchas partes del cuerpo.



Pero normalmente, los anticuerpos producidos por el sistema inmunitario ayudan a proteger el cuerpo de los virus, las bacterias y otras sustancias extrañas. En las personas que tienen lupus, el sistema inmunitario se torna hiperactivo y ataca células y tejidos sanos por error.

El lupus puede afectar muchas partes del cuerpo, incluidas las articulaciones, la piel, los riñones, el corazón y los pulmones. Cuando una persona tiene lupus, los síntomas pueden desarrollarse en forma rápida o lenta. Los síntomas también pueden aparecer y desaparecer, y pueden ser leves o graves.




Los niños y niñas pueden tener lupus y compartir los mismos síntomas comunes que tienen todas las personas que sufren esta enfermedad en concreto pero nuestros pequeños tienen muchas posibilidades de ser protagonistas de otros síntomas más exactos como pueden ser los siguientes:

-Un sarpullido de color rojizo en forma de alas de mariposa, el cual se llama sarpullido malar, sobre el puente de la nariz y las mejillas.
-Recuento bajo de glóbulos rojos, que significa tener anemia o recuento bajo de glóbulos blancos, que sería leucocitopenia.
-Problemas más graves en el cerebro o en los riñones.

Si eres una mujer la cual sufre un tipo de lupus denominado "eritematoso sistémico" y estás pensando en quedarte embarazada, es posible que te preocupe cómo la enfermedad os puede afectar a ti y a vuestro bebé.

La mayoría de las mujeres con este tipo de lupus puede tener embarazos normales y bebés sanos. Sin embargo, es importante planificar por adelantado y recibir atención médica adecuada. Hable con su médico sobre qué puede hacer para prepararse para su embarazo.

Pero no por ello significa que el lupus no afecte al embarazo sino que aumenta el riesgo de tener determinados problemas durante el embarazo, como por ejemplo los que os comentamos a continuación:

Hipertensión inducida por el embarazo, PIH, por sus siglas en inglés, que también se llama toxemia o preeclampsia. Los síntomas de la PIH incluyen un aumento repentino en la presión arterial, retención de líquidos con hinchazón en las piernas y presencia de grandes cantidades de proteína en la orina.

Coágulos de sangre que pueden afectar la placenta. Los coágulos de sangre pueden interferir en el suministro de oxígeno y la nutrición que la placenta le brinda al bebé.
Parto en forma temprana, nacimiento prematuro. Tener hipertensión inducida por el embarazo o coágulos de sangre que afecten la placenta pueden provocar un nacimiento prematuro.

Las mujeres con lupus tienen un riesgo más alto de tener un aborto espontáneo o de tener un parto prematuro. Algunas mujeres notan que los síntomas empeoran durante el embarazo o después, sin embargo, es posible que algunas molestias que son normales en el embarazo parezcan una exacerbación.

Este es uno de los motivos por los que es tan importante permanecer en contacto con tu médico durante el embarazo, éste puede decirte qué síntomas son normales en un embarazo e identificar otros que podrían estar afectandolo y poder así tratarlos a tiempo.



Ten cuidado ya que si eres mujer y tienes lupus cuando te quedas embarazada mientras sufres los síntomas, tus probabilidades de tener riesgos son mucho mayores, cualquiera de los siguientes factores pueden aumentarlo:

-Estar afectados los riñones, el corazón o los pulmones.
-Tener presión arterial alta.
-Haber tenido problemas durante un embarazo previo.
-Tener en la sangre determinadas proteínas que podrían provocar complicaciones.

Si has sufrido esta enfermedad pero deseas quedarte embarazada te recomendamos que planifiques tu embarazo, intenta quedarte embarazada después de haber estado sintiéndote sana y de que los síntomas hayan estado bajo control o ausentes durante, al menos, 6 meses.

Es muy importante que informes siempre a tu médico antes de intentar quedarte embarazada, es posible que tu médico desee hacer algunas pruebas, como análisis de sangre y orina, éstas pruebas pueden ayudarte a tus médicos a saber a qué factores deben prestar atención durante el embarazo.

Después de quedarte embarazada, asegúrate de recibir buena atención prenatal, ves a las visitas prenatales según el cronograma establecido por tu médico. Esto es especialmente importante para las mujeres que tienen este tipo de enfermedad.

Además has de informar a tu médico sobre cualquier síntoma que puedas tener, es posible que tu médico desee monitorearte muy atentamente durante el embarazo para que pueda identificarse cualquier problema y tratarse en forma temprana.

¿El bebé sufrirá esta enfermedad?

Lo más probable es que no, una cantidad muy pequeña de los bebés de madres con ésta enfermedad tienen lupus neonatal. El lupus neonatal no es lo mismo que el lupus en los adultos. Parece ser provocado por proteínas presentes en la sangre de la madre que se transmiten al bebé en el nacimiento.