Prematuros 33 Semanas

bebe-prematuro-chupete-gigante-p

Los bebés prematuros son todos aquellos que han llegado al mundo demasiado pronto, es decir el parto se realiza demasiado pronto de la fecha asignada anteriormente por un ginecólogo. Normalmente son antes de las 37 semanas de embarazo.


Éstos suelen tener más problemas de salud y como es muy común deben de quedarse más tiempo en el hospital más tiempo que los bebés que nacen a tiempo o un poco más tarde. No por nacer antes son distintos pero sí que es verdad que siempre están más débiles en cuanto a enfermedades o problemas tratamos.


-¿Cuáles son los problemas de salud que pueden adquirir a largo plazo?


Los bebés prematuros a veces se enfrentan a problemas de salud durante toda la vida, incluyendo:

Autismo, un grupo de trastornos que afectan el habla, las habilidades sociales y el comportamiento del niño/a. Discapacidades intelectuales, parálisis cerebral, un grupo de condiciones que afectan el movimiento, equilibrio y postura. Problemas de pulmón y o pérdida de la audición y visión.

Como dato interesante os contamos que en los Estados Unidos, alrededor de 380,000 bebés nacen prematuros todos los años.

Los bebés prematuros quizás deban permanecer en el hospital más tiempo o tengan más problemas de salud que los bebés que nacen más tarde. Algunos deben pasar tiempo en la unidad de cuidados intensivos neonatales o también NICU, por sus siglas en inglés. Ésta es el área del hospital donde se atiende a los recién nacidos enfermos.

Cuanto más temprano en el embarazo nazca el bebé, más probable es que tenga problemas de salud. Pero gracias a los avances en la atención médica, es más probable que incluso los bebés muy prematuros sobrevivan hoy en día más que nunca antes. Estos son algunos de los problemas que pueden sufrir:

Apnea
Síndrome disneico
Hemorragia intraventricular
Conducto arterial persistente
Enterocolitis necrótica
Retinopatía del prematuro
Ictericia
Anemia
Displasia broncopulmonar
Infecciones

Casi el trece por ciento de los bebés prematuros nacen entre las 32 y 33 semanas de gestación. Todos los bebés prematuros corren el riesgo de padecer problemas de salud, pero los nacidos antes de las 32 semanas de gestación se enfrentan al mayor riesgo. A partir de esta semana, el riesgo se va moderando.



Estos bebés por lo general son muy pequeños, y sus órganos están menos desarrollados que los de los recién nacidos más mayores. Afortunadamente, los avances en obstetricia y neonatología, la cual es la rama de la pediatría que se ocupa de los recién nacidos. Han mejorado las posibilidades de supervivencia de estos pequeños prematuros.

Las complicaciones que pueden sufrir los prematuros de 32 semanas son diversas. El síndrome de dificultad respiratoria, la dificultad para respirar causada por la inmadurez de los pulmones, es una de las complicaciones que hay que vigilar. La apnea, la hemorragia intraventricular o la retinopatia, son otros de los trastornos más frecuentes en los bebés prematuros de esta edad.

-¿Cómo es el parto de un bebé prematuro de 33 semanas?:

Hoy en día, los bebés que nacen prematuramente a las 33 semanas de embarazo tienen unas tasas de superviviencia muy altas. Por regla general los principales problemas que surgen en los niños prematuros de esta edad tienen que ver con el tamaño, la alimentación y el crecimiento.

Un bebé nacido siete semanas antes del final de la gestación es significativamente más pequeño que un bebé de 40 semanas, ya que el mayor crecimiento y aumento de peso del bebé se concentra precisamente en esas últimas semanas en el útero.

Un bebé de 33 semanas puede tener problemas de alimentación, ya que sólo suelen ser capaces de tomar pequeñas cantidades de comida y consumen mucha energía para hacerlo, por lo que el aumento de peso puede ser un problema. Normalmente se suelen utilizar complementos de calorías y vitaminas que, añadidos a la leche materna, pueden suplir parte de las calorías y nutrientes que no se han absorbido completamente de la placenta.

El síndrome de dificultad respiratoria, la dificultad para respirar causada por la inmadurez de los pulmones, es una de las complicaciones que hay que vigilar. Sin embargo, no es tan frecuente en los bebés prematuros de 32 o 33 semanas como en bebés más prematuros. La madurez pulmonar puede evaluarse antes del nacimiento y acelerarse con esteroides, si se cree necesario.

Además, pueden aparecer brotes de apnea, debido a la falta de madurez del sistema respiratorio, por lo que el bebé requiere monitorización constante y, en ocasiones, medicación durante las primeras semanas.