Como Decorar Un Salón Con Poco Dinero

120

Al igual que no todos tenemos la suerte de vivir en las casas de nuestros sueños o en los hogares con los metros cuadrados que nos gustarían, no todo el mundo dispone de un amplio presupuesto para decorar su salón.




El cual con el paso del tiempo hay que ir renovando, pero no te equivoques no hace falta contratar los servicios de un diseñador de interiores para alegrar al sitio más concurrido de la casa, aquí ofrecemos algunas ideas sencillas para decorar su salón con poco presupuesto:



Compra una telas alegres, con estampados atrevidos o colores fuertes para dar un nuevo toque de color y alegría al salón. Puedes utilizarlas para cortinas, cubrir un viejo sofá, tapar una mesa, o para hacer fundas para los cojines. También puede utilizar una manta graciosa y colgarla sobre la espalda de un sillón para darle un toque de color y gracia.

Pinta una de las paredes. O, si tu salón tiene estanterías de pladur, elegir un color fuerte para pintar la parte adentro de la pared. Pintar todo el salón puede ser más complicado, pero no es necesario. Elige un color de acuerdo con las telas que ha comprado, y pintando tan solo una pared o una zona aportará un nuevo look al salón.

Coloca unas lámparas en sitios estratégias para conseguir una iluminación de acuerdo con el ambiente de cada rincón en el salón. Incluso puedes hacer tus propias lámparas. La base puede ser una botella bonita, un jarrón de cerámica o una escultura original. Los accesorios elécricos los podrán instalar en cualquier tienda especializada en iluminación y lámparas

Recurre a espejos para hacer que un salón pequeño parezca más amplio y para dar interés a una pared sin gracia, éstos espejos son mucho más baratos que los cuadros, reflejan los colores del salón y aportan luz y espacio.

Adquirir plantas. Las plantas resultan uno de los artículos de decoración más efectivos (y poco costosos) para cualquier habitación en una casa pero sobre todo para el salón. Para cualquier proyecto de diseño interior, las plantas son una parte fundamental. Una planta grande y frondosa con hojas verdes, para un rincón sin gracia. Hay muchos tipos de todos los precios.


Recurrir a las plantas más pequeñas para mesas, estantes y superficies vacios para dar vida y alegría al salón. Es interesante acudir a un buen vivero y pedir consejos al personal para que compren las plantas que mejor se adapten a las características de luz y calor de tu salón. Las flores secas o centros de flores artificiales en un gran jarrón bonito también resultan muy vistosas en un salón o sala de estar.

Al momento de hacer un presupuesto, tienes que crear dos categorías: cuáles muebles son prioritarios, y cuáles secundarios. Queremos tener un ambiente con una decoración elegante, bonita y divertida. Pero también queremos aprovechar los espacios para que sean más rendidores.

Hay que pensar en diversas ideas para poder combinar ambos factores. Un ejemplo es esta biblioteca que sale de los clásicos anaqueles distribuidos en forma simétrica, en un gran volumen que ocupa un espacio que puede ser mejor aprovechado por otro mueble. Lo que se logra es que los estantes estén distribuidos a lo largo de la mitad superior del salón, en diferentes medidas y alturas, y en donde los coloridos lomos de los libros brindan una llamativa escala cromática.

O sea, se busca que además de biblioteca, esta sea un recurso decorativo.
Los mercadillos y las tiendas de segunda mano son excelentes opciones para encontrar muebles de ocasión, a buen precio, y por lo general, en un estado muy aceptable
Tener un salón decorado con muebles vintage puede ser una idea divertida, desenfandada y que expresa que tenemos una personalidad abierta a las innovaciones… aunque sea con muebles viejos.
Muchas veces, se tiende a comprar grandes sillones, mesas extra grandes, y las ocasiones de uso son menos que esporádicas.

Si bien en una familia se necesitan muebles de mayor tamaño, cabe buscar alternativas más económicas y rendidoras desde el punto de vista del uso.Con un presupuesto ajustado, hay que verificar muy bien los precios antes de cerrar una compra. Por suerte, Internet nos permite ganar un valioso tiempo, y se puede hacer un estudio de mercado sin movernos del ordenador, y en pocas horas.