Decorar Paredes con Madera

Captura de pantalla 2017-08-29 a las 10.54.23
Pocos elementos decorativos resultan tan cálidos como la madera. La belleza de la madera es incuestionable y sus posibilidades en decoración son infinitas. La madera es un material natural, noble y elegante que tanto en paredes como en el suelo hará que nuestra casa luzca increíble.


La madera aporta un toque de calidad a la estancia. La hemos visto en casas señoriales donde hemos visto grandes salones decorados con madera y con molduras, también muy utilizado en oficinas y despachos aportando un toque de elegancia sin igual. Sin embargo, a pesar de su belleza, la madera requiere de muchos cuidados, hay que aplicar barnices periódicamente para mantener la madera en perfecto estado.

Captura de pantalla 2017-08-29 a las 11.05.23

Entre las distintas maneras que existen en el mercado para decorar con maderas nos encontramos con:

* FRISO DE MADERA: Las lamas de friso son listones de madera machihembrada que se usan para revestir paredes y techos. Se puede encontrar en madera natural o madera tratada con diferentes tintes de muchos tonos y colores. Es muy utilizada y es una solución para decorar una habitación ya sea entera o a media altura. Es una gran solución para la habitación de los más pequeños ya que además es fácil de limpiar. A parte de tener una función decorativa, el friso de madera puede ofrecernos múltiples ventajas entre las que podemos destacar el aislamiento térmico y acústico de la estancia en la que se instale, así como ocultar aquellos desperfectos que podamos encontrar en las paredes de nuestro hogar. En cuanto a los acabados tenemos:



- Friso natural: Es la madera de pino o abeto sin tratar. Ideal para decoraciones rústicas, donde se puede ver claramente las vetas y los nudos propios de la madera.

- Friso barnizado: En esta ocasión, el friso ha recibido un tratamiento previo de barniz y cepillado por lo que el aspecto es de un friso de textura lisa.

- Friso prepintado: Hablamos de la madera de pino o abeto pintada en distintas tonalidades.

- Friso teñido: Es el friso de madera, normalmente de pino, que ha recibido un tratamiento de pintado imitando a otras madera como el abeto, el nogal, el roble o, incluso, de color miel.


* PALETS: Hemos hablado mucho sobre los palets y en esta ocasión nos van a servir para forrar una pared, con ello vamos a dar a nuestro hogar un aire rústico lleno de encanto. Se puede poner de varias formas. Ponerlas de forma vertical o bien de manera horizontal, ambas opciones son perfectas ya que sea como sea van a otorgar a tu vivienda un toque diferente y con mucha personalidad. Al igual que el friso se puede poner forrando la pared al completo o a media altura. Aunque al hablar de palets lo más normal es forrar una pared por completo. Además otra característica de este tipo de paredes es que cuanto más irregulares sean las maderas, con distintos colores y distintos tamaños aún más encanto tendrá ya que es la gracia de decorar con palets. Este tipo de decoración recuerda a las cabañas de madera por lo que es una decoración rústica pero que a la vez combina a la perfección en hogares más cosmopolitas.

Captura de pantalla 2017-08-29 a las 11.27.38

Decorar paredes con madera también nos ayudará a aislar la habitación. En cualquier caso, sea lo que sea el material que utilices, es decir, tanto el friso como los palets ambos se convertirán en grandes soluciones aislantes tanto térmicas como acústicas, por tanto, debajo de la madera, aprovecharemos para poner el material aislante más adecuado.



Un producto que además protegerá nuestra pared de aparición de moho o humedades, además de hacer que la estancia esté protegida de frío excesivo o de los sonidos externos que puedan perjudicar nuestro bienestar.

El pintar las maderas en blanco aportará el toque de luminosidad que tanto nos gusta, aligeran el espacio y siguen quedando igual de bien.

Captura de pantalla 2017-08-29 a las 11.42.41

El uso de la madera en la decoración no tiene fin, es más, incluso con este material se pueden construir casas completas. Las maderas se pueden clasificar de dos maneras:
- Maderas blandas: son más ligeras, entre ellas tenemos el pino, el cedro del líbano, el castaño, el álamo, el abeto y el abedul, etc.
- Maderas duras: son más resistentes, entre ellas tenemos la caoba, el roble, el nogal, el cerezo, el olivo, el olmo, la haya, el ébano y la teca, etc.
Para decorar el interior de la casa nos pueden servir las maderas blandas, en cambio para el exterior es preferible el uso de maderas duras.



Como puedes ver, existen muchísimos tipos de madera por lo que en función de tus necesidades podrás elegir una u otra, por tanto, vamos a tener en cuenta que si queremos utilizar madera natural para la decoración de nuestra vivienda podremos usar cualquiera de las nombradas anteriormente, aunque ante todo, debemos tener en cuenta, no solo la estética, si no también las ventajas en cuanto a resistencia y durabilidad de unas frente a otras.