Mantenimiento Coche Diesel

coches-diesel

Los coches diesel tienen muchos aspectos diferente a los de gasolina tanto en maneras de conducción como en mantenimiento pero puede que no todos sepamos o conozcamos todas esas diferencias, así que por eso estamos aquí nosotros para enseñaros essas diferencias y qué tipo de mantenimiento necesita un coche diesel.


Todos los motores de un coches diésel tiene elementos que le diferencian a los motores de gasolina y que requieren un mantenimiento diferente, pero no por ello hay que agobiarse, simplemente hay que realizar los mantenimientos que estén marcados por el fabricante y si hay síntomas de mal funcionamiento, no esperar mucho para comprobar y solucionar lo que esté mal.

Los actuales modelos de motores diésel que disponen de filtro de partículas tienen muchos beneficios en cuanto a emisiones contaminantes hablamos. Pero no todo es oro lo que reluce sino que también pueden dar fallos.



Los problemas del filtro por la saturación de partículas pueden llegar a generar grandes facturas, pero la prevención de saturación de partículas se consigue realizando de forma habitual recorridos de conducción por carretera a velocidad mantenida de unos 30 minutos al menos, para dar tiempo al filtro para autolimpiarse.

Pero por suerte esos fallos son menos habituales en modelos más modernos, gracias a mejores sistemas de escape y a otros elementos como los nuevos aceites de motor especiales que previenen la acumulación de partículas.

Pero a parte del filtro de partículas tenemos que acordarnos del filtro de combustible, cuando esté estipulado en el manual de mantenimiento del vehículo, el filtro de combustible es el primer filtro del vehículo que previene la acumulación de partículas contaminantes en todo el circuito del alimentación, motor y escape.

Siguiendo con otros puntos fundamentales como el cambio de aceite y como en todo motor térmico, hay que realizar el cambio de aceite cuando esté estipulado en el manual de mantenimiento.

Elige siempre aceite de calidad igual o superior al que indica el fabricante, que sea sintético porque protege más, aunque sea más caro, y de buena viscosidad en frío para asegurar el cuidado del motor cuando se arranca el motor. Conoce más sobre los tipos de aceite para el coche.


Los coches turbodiésel entregan mucho par desde bajas revoluciones y ofrecen mucha aceleración inicial, desde parado o desde baja velocidad, si se aprovecha este par. Abusar de esta sensación de aceleración suele producir un consumo de neumático importante en el eje motriz.

Controla el consumo de neumático y, si vas a rotar los neumáticos para homogeneizar el consumo, siempre de adelante a atrás, nunca en diagonal, hazlo pronto, antes de que comience a notarse una diferencia en el dibujo entre los neumáticos.

Seguimos con los filtros... Se suele cambiar cada dos cambios de aceite cuando se hace cada 10.000 km aproximadamente, pero si los intervalos de mantenimiento son superiores a 20.000 km como ocurre en los coches más modernos, aconsejamos cambiar el filtro de aceite en cada cambio.

La válvula EGR de recirculación de gases de escape mejora las emisiones contaminantes, pero a veces es fuente de problemas por la acumulación de partículas de los gases de escape. Esto ocurre más en las primeras válvulas EGR de vacío.

Muchos usuarios con este tipo de válvulas de vacío han anulado el sistema para evitar los problemas, ten recomendamos que si notas pérdidas de brío del motor a bajas vueltas, es un punto a mirar.

El caudalímetro mide la cantidad de aire que entra en el circuito de alimentación en los diésel. Cuando falla se suele sentir un ralentí irregular y un funcionamiento pobre de potencia, así como un exceso de humo. Si tienes estos síntomas en el coche, haz que comprueben el caudalímetro, así como el filtro de aire.

¿Y si nuestro coche dispone de un turbo?

El turbo puede dar varios tipos de fallos, pero normalmente ligados a un uso poco cuidadoso. El turbo tiene unas temperaturas de funcionamiento muy altas y hay que evitar forzarlo cuando la temperatura es baja.
Cuando el motor está muy frío es mejor esperar a que caliente un poco para acelerar con fuerza. También hay que evitar parar el motor de golpe cuando ha estado funcionando mucho a alto rendimiento, por ejemplo, en pleno viaje al parar en una estación de servicio. Conoce más consejos para cuidar el turbo.