Reparar Oxido Coche

como-detectar-problemas-de-oxido-en-tu-coche

No todos los arreglos de nuestro coche nos pueden permitir dejarlos en manos de expertos, ya que como muchos sabemos por experiencia los mecánicos no es que sean del todo económicos y todo mecánico barato a la larga sale malo y caro!


Así que como más no lo podemos estropear por qué no ser nosotros nuestros mismos mecánicos? Hoy os traemos los pasos necesarios para eliminar el óxido de nuestro vehículo que se va acumulando con los años.

Si te interesa sigue leyendo:



Es el momento de pulir, toma medidas de seguridad básicas. Este método implica usar una lijadora y un esmeril, dos herramientas eléctricas poderosas que pueden esparcir polvo fino de óxido y de pintura en el aire. Para evitar daños y protegerte de estas partículas que vuelan por el aire, asegúrate de usar guantes, gafas de seguridad y "especialmente" una máscara contra el polvo para evitar que el óxido y las partículas de pintura ingresen a tus pulmones.


Cubre las áreas que quieras proteger del polvo. Como se mencionó anteriormente, este trabajo esparce partículas de óxido y pintura en el aire. Si no eres cuidadoso, estas partículas pueden asentarse sobre el auto y darle una apariencia "sucia" que puede ser difícil de limpiar. Para evitarlo, cubre las partes del auto sobre las que no vas a trabajar con cinta adhesiva protectora y papel para enmascarar. Usa una lona sellada con cinta adhesiva protectora debajo del auto para definir tu área de trabajo y proteger el piso.

Cubre el auto con cinta protectora y papel para enmascarar a lo largo de las líneas de los paneles existentes. En general, no debes colocar la cinta protectora ni el papel para enmascarar en medio de un panel o dejará líneas visibles donde finaliza la pintura nueva y comienza la pintura vieja. Si eso sucede, no podrás quitar esas líneas puliéndolas o aplicando capas de pintura transparentes. Por lo tanto, evita este inconveniente cubriendo el auto de manera correcta, deteniéndote en las líneas de los paneles alrededor de las zonas oxidadas y evitando avanzar más allá de la parte interna.

Quita la pintura alrededor del óxido con una lijadora de doble acción (DA). Una lijadora de doble acción proporciona control sobre su velocidad mientras quitas la pintura. Comienza con una lija de grano 80 y avanza hasta usar una de grano 150. Usa la lijadora de acción doble con una lija de grano 80 a 150 para quitar el imprimante y la pintura, así como cualquier rastro de óxido ligero que no se haya fusionado con el metal. Además, debes nivelar la superficie que se encuentra entre la superficie pintada y el área sin pintura.


Cambia la lijadora por un esmeril para metal. Usa un esmeril para retirar los depósitos gruesos de óxido y exponer cualquier marca. Usa el esmeril lentamente y de la manera correcta, de lo contrario, podrías dañar la carrocería del auto gravemente. Una vez que termines de esmerilar, aplica un ácido quita óxido para retirar las partículas microscópicas de óxido que queden.

Prepara la zona para la aplicación del imprimante. Compra imprimante especial para pintar sobre metal descubierto y pintura en aerosol del color de tu auto. Puedes encontrar ambos productos en una tienda de artículos para autos. Los imprimantes pueden variar, así que sigue las instrucciones que vinieron junto con el imprimante o habla con un experto en la tienda de artículos para autos para conseguir información fiable.


Aplica capas delgadas y uniformes de imprimante. Rocía tres capas de imprimante y espera unos cuantos minutos entre capas para dejar que cada una se asiente. No apliques demasiado imprimante en cada capa para evitar que gotee o se corra.

Lija con una lija al agua de grano 400. Este abrasivo está fabricado especialmente para lijar entre capas de pintura, alisar la superficie y quitar el brillo de manera que la pintura se mezcle apropiadamente. Ten a la mano un cubo de agua para enjuagar la lija con frecuencia y evitar que se pudra con la pintura. Para finalizar, lava el área pintada con una mezcla ligera de jabón y agua.

Rocía una capa delgada de pintura. Aplica capas delgadas de pintura y deja que cada una "repose" durante uno o dos minutos entre aplicaciones para que la pintura no se corra ni se hunda. Aplica tantas capas de pintura sobre el imprimante como sea necesario para lograr un color y acabado agradable.


Pule los bordes de la pintura nueva para que se mezcle con la pintura vieja. Si es necesario, aplica una capa de pintura transparente que combine con el acabado del resto del auto. Finalmente, deja que la pintura se endurezca durante 48 horas.