Reparar Pinchazo Coche

seguro-coche-zurich-blog-pinchazo

Que nuestro vehículo sufra un pinchazo es algo que a todos nos ha pasado al menos una vez en nuestros años de experiencia como conductores, y si no es así tranquilos, algún día os llegará el momento en el que tengáis que resolver este común y tan molesto problema.



Es recomendable saber cómo actuar y conocer las distintas formas de reparar esta avería. Por ejemplo uno de las mejores situaciones que nos podemos encontrar es ver el pinchazo a primera vista, es decir, percatarte del problema antes de iniciar la marcha, por ejemplo puede suceder al salir de casa e ir hacia el coche y ver la rueda desinflada. Puede que esto nos obligará a perder unos minutos mientras sustituimos la rueda afectada por la de repuesto o utilizamos el kit repara-pinchazos, pero no estaremos intentando arreglar la situación en medio de la carretera o en una situación más complicada, por ejemplo.


También podemos sufrir lo que llamamos un pinchazo lento o bien un pinchazo repentino, el primero es cuando el neumático pierde presión lentamente, tanto que tal vez no nos demos cuenta de haber pinchado hasta el día siguiente. El segundo es mucho más peligroso, ya que la rueda pierde su presión en pocos segundos pudiendo provocar, incluso, que perdamos el control del vehículo si no reaccionamos a tiempo.

La recomendación de todo el mundo es siempre que llevemos nuestros vehículos al mecánico más cercano o a uno de plena confianza, ya que si estamos ante un pinchazo normal o corriente, es decir, estamos ante el caso en el que la goma no ha sufrido un reventón o rajado, la reparación de éste sería bastante económica, rondando los 10 euros, un precio bastante asequible para llegar a todos los bolsillos y ayudarnos a salir de un apuro en unos pocos minutos, que es lo que dura esta pequeña operación. Además, en los talleres son expertos y tienen mucha práctica ya que, como decíamos en el primer párrafo, un pinchazo es algo que ocurre muy habitualmente y es algo que ven todos los días en los talleres.


Por otro lado, si la avería del neumático ha sido un reventón o un corte importante, no existe una forma de reparación que garantice la seguridad necesaria, es decir, directamente se cambia la cubierta, pero te recomendamos que en este caso tengas el máximo cuidado posible, porque en la mayoría de los casos, a no ser que tengan muy poco uso y tiempo, es necesario y se debe cambiar las dos del mismo eje y montar exactamente el mismo neumático, ya que sólo así podremos garantizar la misma adherencia y comportamiento en ambos lados de nuestro vehículo.

La forma tradicional de reparar pinchazos mediante parches, similar a los utilizados en las cámaras de las ruedas de las bicicletas, cada vez se utiliza menos. Aunque el precio de los materiales es muy económico, es necesario separar el neumático de la llanta, lijar, limpiar, pegar y dejar secar unos minutos. Por lo que conlleva un buen número de minutos de mano de obra. Actualmente se utilizan mucho en los talleres los repara-pinchazos de mecha, también conocidos como macarrón.

Ésta es una tira de caucho bañada en cola, por lo que resulta bastante pegajosa al tacto, esta es la forma más sencilla y barata de sellar un pequeño agujero en el neumático para una persona, aunque debemos tener cierta maña además de fuerza, y la más rápida, ya que no es necesario separar la goma de la llanta e incluso, en un elevador, se puede hacer sin quitar la rueda del vehículo.

comoevitarrepararpinchazo

Con un punzón rugoso agrandamos ligeramente el agujero, este paso se realiza para facilitar la introducción de la mecha, colocamos ésta en un útil específico y la introducimos parcialmente dentro del agujero que anteriormente hemos agrandado. Después, sólo tenemos que tirar del útil hacia fuera y recortar prácticamente toda la parte de la mecha que ha quedado por fuera sin llegar a dejarlo a ras. Finalmente devolvemos la presión adecuada al neumático y unos minutos más tarde comprobamos que mantenga la estanqueidad. Todos los vehículos están obligados a llevar una rueda de repuesto, un kit de reparación de pinchazos o neumáticos que puedan garantizar la circulación en caso de pérdida de presión.

Estos últimos también son conocidos como neumáticos Run Flat, y llevan refuerzos en los flancos para garantizar una cierta estabilidad que, dependiendo del fabricante, pueden aguantar hasta unos 200 kilómetros aproximadamente a velocidades inferiores a 80 kilómetros por hora. La parte negativa es su precio elevado y la pérdida de confort de marcha al ser bastante más rígidos.

En los vehículos que prescinden de la rueda de repuesto, encontramos unos kits repara-pinchazos. Constan de un pequeño compresor de aire eléctrico y un bote que se acopla al propio compresor con un producto viscoso capaz de sellar la fuga si no es demasiado grande. Su uso es bastante sencillo. Basta con acoplar la manguera del compresor a la válvula de la rueda y esperar a que vuelva a obtener la presión necesaria, sin embargo, debemos acudir a un taller lo más rápido posible para reparar de una forma más efectiva y segura la avería. En la actualidad, la mayoría de fabricantes, suele dar la opción al cliente de escoger entre un kit de reparación de pinchazos mediante un compresor eléctrico con el producto para sellar las fugas o bien la rueda de repuesto convencional.