Reparar Rayas Coche

7_pasos_para_reparar_los_rayones_del_coche_ahorra_seguros_blog

Al igual que los golpes, los arañazos son pequeños percances que podemos ir evitando con el tiempo y la experiencia recibida en cuanto a conducción, pero no siempre es así, ya que los causantes de estos pueden ser terceras personas también.


Y ante las adversidades y problemas uno siempre debe de estar preparado, por ello hoy os enseñaremos de qué manera podemos arreglar nosotros mismos los arañazos sufridos por nuestro coche, ahorrándonos así un gran gasto económico en el taller.

Si te interesa aprender a hacerlo tan solo debes de seguir leyéndonos:



Antes de ponerte manos a la obra, has de tener bien claro que maravillas y milagros no podemos hacer, así que presta atención porque ahora te contaremos que tres tipos de arañazos más comunes te puedes encontrar y sus dificultades para solucionarlos:

-Micro arañazos: desperfectos provocados por no lavar y secar el coche en condiciones. Son muy leves y es difícil que incluso puedas llegar a apreciarlos desde lejos.

-Arañazos leves: los que solo han llegado a la capa transparente o a la del color. Los apreciarás de manera sencilla porque son los arañazos típicos en los que no se llega a ver el acero ni otro color diferente al de la pintura y que son provocados por las llaves, ramas o cualquier otro elemento de este tipo.

-Arañazos graves: son los arañazos más profundos y se identifican porque puedes ver otro color o el propio acero del coche. Son los que se ven desde lejos y que cuesta un mundo reparar desde casa, aunque no es imposible.

Aunque solo veas un arañazo, probablemente tengas más de uno y quieras repararlos todos a la vez. Localízalos y establece su gravedad analizando si han llegado al propio acero del coche o a otro color diferente al de la pintura. Intentar reparar los arañazos con el coche sucio solo provocará que le hagas más arañazos. Limpia a conciencia el coche con agua y jabón y, sobre todo, céntrate en limpiar al 100% las zonas donde hay arañazos.

Coge el pincel de retoque y aplícalo sobre los arañazos muy suavemente y con cuidado. Después, deja que seque durante 15 minutos.Envuelve la lija alrededor de la almohadilla y lija todos los arañazos localizados. Tienes que lijar en la dirección del arañazo e ir echando agua cada 4 o 5 pasadas para ver si has conseguido llegar hasta el final del mismo, ya que tampoco hay que pasarse lijando porque podrías arañar el coche.Para arañazos leves se recomienda usar lijas más finas de unos 1.500 granos, mientras que para los más profundos se recomienda usar lijas de 2.000 granos.

Echa agua en la zona donde has lijado y sécala con un paño completamente limpio. Cualquier trapo con algo de suciedad provocará más arañazos, por lo que te recomendamos usar un paño de microfibras totalmente nuevo. Coge el pulimento y échalo en todas las zonas donde hayas lijado. Esto quitará cualquier arañazo provocado por la lija y dejará lista la zona para que sea pulida.


Enciende la pulidora, siempre en el nivel más bajo, y pule la zona de los arañazos. Cada arañazo debe ser pulido unos 10 segundos y nunca debes pulir exactamente en el mismo punto más de un segundo seguido, ya que podrías arañar la pintura.Dependiendo de la profundidad del arañazo, tendrás que pulir más o menos tiempo, aunque con unos 5 minutos debería ser suficiente.

Cuando termines de pulir vuelve a limpiar el coche con agua y un trapo o toalla limpia. Asegúrate de limpiar todo el pulimento porque sino se pegará a la pintura y no podrás quitarlo. Echa la cera en una esponja húmeda o en la que traiga con el bote y aplícala en los arañazos. Hazlo de manera suave, con movimientos circulares y sin echar demasiada cera en la esponja.

Y ya por última vez, lava el coche de nuevo y fíjate en que no quede ni un resto de suciedad. El coche debería estar brillante y 100% limpio.