Recetas de Cremas Faciales

Receta crema limpieza facial casera para piel grasa

Las colecciones de productos que hay en el mercado para el cuidado facial son inmensas pero a pesar de todos los productos distintos para alcanzar a todos los tipos de pieles no a todas las mujeres nos gustan ese tipo de consumos.


Nos decantamos más por las soluciones DIY, es decir crear nosotras mismas nuestras cremas faciales para nuestro cuidado diario, al igual que las que aparecen en el mercado de la cosmética nosotros también os traemos mucha variedad.

Si lo que estás buscando es una solución para cualquier tipo de problema de tu rostro y además deseas que sea algo natural y hecho por ti misma, sigue leyendo, ya que has comenzado a leer el post perfecto para ti...

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y su primera barrera contra agentes patógenos, entre sus muchas funciones están las de regular la temperatura corporal, proteger las estructuras internas y proporcionar sensaciones como el tacto y la presión. Todos sabemos que una piel tersa y luminosa es señal de salud y por ello es por lo que deseamos una.


Sin embargo, existen muchos factores que pueden influir negativamente en su aspecto, e ellos se pueden destacar los siguientes:

-Exposición excesiva a la radiación solar.
-Uso excesivo de sustancias químicas como maquillajes, jabones, entre otros.
-Alcoholismo
-Tabaquismo
-Dieta desequilibrada y poco saludable
-Desde el punto de vista estético, la piel ha sido considerada símbolo de belleza por numerosas culturas. En la actualidad, muchas compañías de cosméticos intentan hallar nuevas fórmulas que permitan rejuvenecer y proteger la piel. La forma más común de tratamiento de belleza son las mascarillas.

Pero no todos los tipos de mascarillas son perfectas para todos los tipos de pieles, así que a continuación os contamos qué tipos de mascarillas existen:

-Tensor: se aplica húmeda y al secarse provoca una tensión que favorece la circulación sanguínea y la nutrición celular.
-Efecto reafirmante: se aplica húmeda y al secarse provoca una tensión que reafirma los tejidos.
-Exfoliante: permite la eliminación de células muertas y secreciones de la piel.
-Hidratante: evita la evaporación del agua superficial de la piel, creando una barrera de protección y favoreciendo la desaparición de las arrugas y reafirmando las líneas de expresión facial.
-Mascarilla estimulante: estimula los vasos capilares superficiales y favorece la nutrición de los tejidos.
-Efecto aclarante: absorbe el exceso de melanina, eliminando manchas y pecas.
-Renovadora: elimina las células muertas de la capa superficial y activa y acelera la renovación celular.


Exfoliante de Miel y Almendras:

Solo necesitas una cuchara sopera de miel y dos almendras. Tritura las almendras con el mortero hasta que den un polvo muy fino y mézclalo con la miel, luego añade una cucharadita de zumo de limón. Aplícalo suavemente en el rostro dándote masajes circulares y déjalo secar durante 15 minutos. Enjuágate con agua tibia. Te sentirás rejuvenecida.


Mascarilla de pepino:

El pepino es delicios e ideal para una dieta balanceada. Y son increíbles los cambios que puede lograr en tu piel, es perfecto. Para hacer esta mascarilla solo pela un pepino y muélelo bien fino hasta obtener una pasta, no te olvides de guardar dos rodajas para tus ojos, extiéndela por todo tu rostro y descansa por 15 minutos. Retira con abundante agua fría y veras tu piel fresca y humectada.



Miel y Huevo, la mezcla perfecta:

Combina dos cucharadas de miel con una clara de huevo batida. Mezcla con una cucharada de zumo de limón y aplícatela en el rostro, masajeando suavemente. Sentirás como tu piel se estira. Déjala durante 20 minutos y límpiate el rostro con leche descremada tibia. Una delicia de tratamiento.


El tomate no solo en la comida lo podemos utilizar:

El tomate tiene variados efectos sobre la piel: hidratante, tensor y exfoliante. Si deseas que esos molestos granitos y puntos negros desaparezcan pica un tomate a la mitad y pásalo por tu rostro. Déjalo actuar durante 15 minutos y retíralo con agua tibia.


La fresa también sirve para las mascarillas:

Si sientes la piel reseca utiliza esta magnífica crema natural para hidratarla y nutrirla. Tritura varias de fresas y mézclalas con miel. Aplica esta crema en tu piel y déjala por 20 minutos. Retírala con agua fría y siente como tu belleza vuelve con nuevos bríos.