Recetas de Flan Tradicional

Captura de pantalla 2017-08-30 a las 13.58.44
El flan es un rico postre fácil de hacer y muy económico que con toda seguridad has probado en más de una ocasión. También es conocido como leche asada y es un postre tradicional que se elabora con huevos, leche y azúcar.

En cualquier recetario es fácil encontrar distintas versiones de flanes, como flan de queso, flan de huevo, flan de chocolate, flan de coco, flan de café, flan de turrón, etc.
A pesar de todas las versiones, la receta clásica se prepara cociendo los ingredientes al baño maría en un molde con la base cubierta de caramelo líquido.

La historia del flan se remonta en la época de los romanos al incorporar los huevos en las distintas recetas. Originalmente no era un postre dulce tal y como lo conocemos en la actualidad si no que antiguamente había recetas utilizando pimienta y miel. Después, sí apareció una versión muy dulce elaborado con huevos, leche y miel. El nombre de flan viene del siglo VII y es una palabra francesa que significa torta plana. Cuando se comenzó a popularizar el flan, comenzaron a nacer nuevas versiones, dependiendo del país donde se prepara. Aunque ahora lo conocemos con el nombre de flan, cuando apareció allá por la época de los romanos recibía el nombre de Tiropatinam.

A muchas personas les pasa que el caramelo se quema y le da un sabor amargo al flan. Para que esto no pase, recordemos que se debe colocar azúcar con agua y estar revolviendo constantemente hasta que se comiencen a formar burbujas y el azúcar cambie de color. Entonces, se debe retirar inmediatamente del fuego.



Durante la edad media se calentaba a fuego lento en un plato de cumas, al cuajar se hervía espolvoreando pimienta, siendo uno de los platos más comunes en aquella época y que al popularizarse acabó siendo un clásico durante la cuaresma que fue cuando se incorporó el azúcar a la receta. Con el tiempo, se sustituyó la pimienta por el caramelo.

El flan ha ido adquiriendo diversas versiones a lo largo de todos estos años. En Reino Unido, por ejemplo, se hace una especie de corteza (con los ingredientes de lo que conocemos como flan), que se rellena de frutas y nueces. En México existen varias versiones como el tradicional flan cubierto de caramelo y también el napolitano.

A continuación os vamos a facilitar los ingredientes para elaborar un flan tradicional. Los ingredientes que nos harán falta son:

- 4 Huevos de tamaño grandes
- Medio litro de leche entera o semidesnatada
- 150 gramos de azúcar
- 1 Cucharadita de esencia de vainilla (Opcional)
Para preparar el caramelo líquido necesitamos:
- 200 gramos de azúcar
- 4 cucharadas de agua



Vamos a empezar la receta poniendo en un bol los huevos, la leche, el azúcar y el extracto de vainilla, lo mezclamos todo con unas varillas de mano, vamos removiendo poco a poco hasta integrar todos los ingredientes, a continuación vamos añadiendo la leche y seguimos mezclando y reservamos.

Por otra parte, vamos a preparar el caramelo líquido, aunque en los supermercados ya lo podemos encontrar ya hecho, preferimos hacerlo nosotros mismos, para ello necesitamos azúcar y agua. Ponemos el azúcar en un cazuela o sartén y añadimos un poco de agua para que el azúcar se vaya disolviendo. Simplemente hay que remover con cuidado hasta que se adquiera un color dorado. El proceso puede tardar unos minutos, pero cuidado que no se queme ya que fácilmente alcanza altas temperaturas y además quedará amargo, así mismo también tendremos mucho cuidado nosotros de no quemarnos y de recibir salpicaduras del caramelo ya que puede alcanzar una temperatura de 250º y sus quemaduras pueden ser muy malas, por lo que al preparar esta receta no se aconseja que haya niños pequeños alrededor! Una vez tengamos el caramelo listo lo vamos a poner en la flanera que puede ser en moldes individuales o en una más grande.

Captura de pantalla 2017-08-30 a las 14.54.54

Siguiendo con la receta, cogemos el preparado anterior y lo vertemos en los moldes donde hemos añadido el caramelo. Ponemos una cazuela con un poco de agua hasta la mitad y cuando esté caliente ponemos el molde del flan para que se cocine al baño maría unos 20 minutos. Pasado ese tiempo cubrimos los flanes con un trapo de cocina y lo tapamos y volvemos a cocinar otros 15 minutos más. Pinchamos con un palillo para comprobar que está bien cuajado y si hace falta que esté unos minutos más pues lo dejamos, siempre hasta comprobar que está bien cuajado. Cuando esté lo retiramos del cazo o sartén, dejamos enfriar en el mismo molde y lo guardamos en la nevera unas horas. Cuando se hayan enfriado les damos la vuelta y listos para comer!

Como ves, esta es una receta tradicional exquisita donde con pocos ingredientes conseguimos un postre muy rico, sabroso y muy económico que gusta a toda la familia. Esta receta es la versión más clásica, como hemos dicho hay muchas versiones y todas son igual de excelentes!