Recetas de Fondant

Captura de pantalla 2017-09-11 a las 15.39.55
El fondant cada vez está cogiendo más fuerza en el mundo de la repostería. Se trata de una preparación hecha a base de agua, azúcar y glucosa. Para su elaboración hay que conseguir el punto justo de un almíbar para que se pueda trabajar con una espátula adecuada y conseguir así transformarlo en una masa blanda.


Como decimos, el fondant cada vez está ganando más terreno ya que además de rico nos sirve para conseguir la mejor de las decoraciones, es perfecto para cubrir tartas, decorar galletas, etc.

Para la elaboración de un fondant necesitamos los siguientes ingredientes:
- medio kilo de azúcar en polvo tamizada
- 1 cucharada de glucosa*
- 1 cucharada de jugo de limón
- Agua

*La glucosa es un anti-cristalizante que evita que la cubierta se vuelva arenosa y que permite que la masa sea más flexible.



Para su elaboración vamos a empezar por poner en una cazuela el azúcar y la glucosa y se cubre ligeramente con agua, lo llevamos a fuego fuerte hasta conseguir el almíbar deseado conocido como "bolita blanda". Poco a poco veremos cómo el almíbar cada vez se vuelve más espeso, de tal manera, si dejamos caer una cucharadita de este almíbar en un vaso con agua fría y la tomamos entre los dedos se forma una bolita blanda que se puede trabajar con facilidad.

Cuando lleguemos al punto ideal lo vamos a volcar sobre una superficie limpia y ligeramente húmeda. Rociamos el zumo de limón y empezamos a trabajar la masa en caliente con la ayuda de la espátula realizando movimientos envolventes. Debes tener mucho cuidado de no quemarte!! a medida que vas trabajando la masa podrás observar cómo ésta se vuelve más blanca y firme. Así mismo, hay que trabajarla rápidamente ya que a medida que se enfría se endurece. Otra opción para trabajar la masa es cogiendo un poco con las manos y con azúcar glass que iremos amasando poco a poco hasta que quede bien blanca, a continuación se estira y se le de la forma deseada.

Esta masa también la podemos encontrar ya hecha normalmente en blanco, aunque ya hay muchos lugares donde se puede encontrar en todo tipo de colores. Sin embargo, si la compras en blanco le puedes poner colorante alimenticio y así la podrás teñir en los colores que precises.

Otra manera de hacer fondant es utilizando nubes (de chucherías).

Captura de pantalla 2017-09-11 a las 15.56.50

De esta manera vamos a poner las nubes con un poco de agua en un bol apto para microondas y lo vamos a derretir durante unos 4 o 5 minutos a temperatura media. A continuación, ponemos el azúcar glass sobre la encimera bien limpia haciendo un volcán y cuando las nubes estés totalmente derretidas las ponemos sobre el azúcar y la paleta vamos a empezar a amasar hasta conseguir una pasta que no se pegue en las manos. El poner un poco de maicena sobre la encimera y el rodillo nos ayudará a que no se pegue el fondant, cuando así sea, lo cogemos con las manos y hacemos una bola que envolveremos en un papel transparente y seguidamente lo guardaremos en la nevera durante un día.



Al día siguiente cogemos nuestra masa y ya la podemos trabajar teniendo en cuenta que si está muy dura la podemos ablandar ligeramente metiendo unos segundos en el microondas. Como decimos, la masa resultante es blanca, sin embargo la puedes teñir fácilmente con los colorantes. Si lo vas a hacer utilizando nubes elige solo las blancas y tamiza el azúcar!

En cuanto al colorante es importante utilizarlo en gel, en pasta o en polvo y nunca líquido ya que puedes aguar la masa y te costará trabajarla. Hay muchos almacenes de repostería donde encontrarás todos estos productos. Así mismo, ten en cuenta que no necesitas comprar todos los colores que necesites, si no que puedes hacer las mezclas tan solo con los colores básicos y primarios con los que podrás conseguir muchos colores!

Con esta masa de fondant nuestras tartas lucirán completamente distintas a las que estamos acostumbrados. La nata, la trufa, las tartas reina, etc. pasan a un segundo plano gracias a esta masa fondant, sin embargo por su alto contenido en azúcar es extremadamente calórico por lo que no hay que abusar de su consumo.



El fondant es similar a la plastilina pero comestible, y como decimos, se utiliza empleada para decorar y recubrimiento distintos bollos, pasteles, magdalenas, galletas, etc. La palabra fondant (que en francés significa: que se funde) hace referencia a la característica física del recubrimiento: que se funda en la boca.

CONSEJOS:
- Si notamos el fondant blando y con aspecto de chicle, podemos añadirle un poco de azúcar glass y maicena en la misma proporción para que vuelva a recuperar su textura original.

- Si está duro y reseco, podemos añadirle unas gotitas de agua y meterlo en el microondas 5 segundos. Cuando empecemos a amasarlo podemos añadirle un poquito de glicerina y el fondant volverá a recuperar su textura.