Recetas de Hamburguesas de Espinacas

Captura de pantalla 2017-08-28 a las 14.59.06
En el mercado podemos encontrar hamburguesas vegetarianas ya hechas y que simplemente hay que asar en una sartén, sin embargo, preferimos mil veces más el cocinarlas nosotros mismos ya que así sabemos con exactitud los ingredientes porque siempre será una opción más saludable algo casero que algo comprado.

Es cierto que para salir del paso, el comprar este tipo de alimentos nos puede servir en un momento dado, pero para comer de manera continua, no es una buena opción. Para convencerte un poco más, te vamos a hablar de las propiedades de las espinacas, ya que nuestras hamburguesas de hoy tienen como ingrediente principal esta verdura de hoja verde.

En primer lugar vamos a aclarar que hay tres tipos de espinacas:
- Espinaca de hoja rizada o Savoy: Es la variedad más popular. Se vende normalmente en racimos atados que requieren de un buen lavado con agua antes de cocinarla.

Captura de pantalla 2017-08-28 a las 15.17.08

- Espinaca de hoja lisa: Sus hojas son más grandes, más lisas y más tiernas que la variedad anterior, se venden en bolsas ya pre-lavadas aunque siempre es aconsejable volver a limpiar antes de su consumo.

- Espinaca Baby: Es más pequeña que las anteriores y suele comerse más normalmente en ensaladas. Tiene un sabor más suave y dulce.



Las espinacas en todas sus versiones están compuestas principalmente por agua. La cantidad de grasas e hidratos de carbono es muy baja pero es uno de los vegetales que más proteínas contiene. Así mismo, es rica en fibra, sobre todo en el tallo. Es una excelente fuente natural de vitaminas entre las que destacamos las vitamina A, vitamina C, vitamina E, vitamina K, como así también vitaminas del grupo B ( B6, B2, B1) y ácido fólico (vitamina B9) y minerales entre los que destacamos el calcio, el hierro, el potasio, el magnesio, el manganeso y el fósforo. Igualmente, contiene sustancias antioxidantes como los flavonoides,y carotenoides (la luteína y la zeaxantina, neoxantina). También es una buena fuente de ácidos grasos Omega-3.

Los beneficios de las espinacas son muchos entre los que destacamos:
- Ayudan a bajar de peso debido a su bajo contenido calórico.
- Debido a la fibra, sobre todo la de los tallos, resultan una buena alternativa para favorecer el tránsito intestinal.
- Es muy indicado en dietas para mujeres embarazadas y para niños debido al alto contenido en ácido fólico.
- Mantiene la presión arterial equilibrada gracias a los minerales como el magnesio y el potasio que contiene.
- Promueve el transporte y depósito de oxígeno en los tejidos debido a que las espinacas son una excelente fuente de hierro. El hierro forma parte del grupo hemo que forma parte de la hemoglobina y la mioglobina.
- Aumenta la fuerza muscular.
- Ayuda a prevenir enfermedades gracias a las sustancias antioxidantes que contienen, especialmente la vitamina A y C, que previene el daño celular causado por radicales libres. Disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, enfermedades degenerativas y el cáncer. Previene la aterosclerosis, ya que estos antioxidantes en forma conjunta, evitan que el colesterol se oxide y forme LDL (colesterol malo).



Como decimos, es importante limpiar bien las hojas antes de su preparación para retirar cualquier resto de tierra que pueda contener en sus hojas o en el tallo. Igualmente vamos a tirar las hojas más mustias reservando solo las que tengan un aspecto verde y duro. Los tallos se pueden cocinar por que recordemos que es donde se concentra mayor proporción de fibra. A la hora de cocinarlas las haremos hervidas pero no más de 1 minuto para que no se pierdan todas sus propiedades.

La receta es muy sencilla de preparar, toma nota de los ingredientes que necesitamos:
- 300 gramos de espinacas
- 2 zanahorias medianas / grandes
- 2 cebollas
- 1 ajo
- aceite de oliva virgen extra o aceite de coco
- 2 latas de atún



En primer lugar vamos limpiar muy bien las hojas de espinacas, mientras pelamos las cebollas, los ajos y las zanahorias y lo cortamos en trocitos pequeños (no importa que queden perfectos por que luego habrá que pasarlo por la batidora). Como decimos, después de pelar y picar las verduras la sofreímos en una sartén con un poco de aceite, cuando las verduras estén más tiernas incorporamos las dos latas de atún y removemos bien. Finalmente añadimos las hojas de las espinacas que aunque en un primer momento parecerá que es mucho, después comprobaremos que las espinacas quedan reducidas por completo. Una vez tenemos las verduras en su punto sazonas con sal y pimienta. Las ponemos en un bol y añadimos un huevo y un poco de galleta picada. Lo trituramos todo hasta que quede una masa homogénea. Lo reservamos en la nevera unas dos horas para que la masa quede más dura y más compacta. Cuando esté ponemos un poco de aceite de oliva o aceite de coco en una sartén y freímos las hamburguesas y listo!